Thelonius Monk, un genio del piano-jazz

Autor: Guillermo Cano Moral.
Revisión: M.A. Berlanga. Imagen: http://www.legacyrecordings.com

Thelonious Monk ha sido considerado uno de los talentos más originales http://www.legacyrecordings.comque ha producido el jazz. Un artista singular, iconoclasta, cuya originalidad le llevó a pasar desapercibido, incluso a ser mal valorado en su etapa inicial, tanto por el público como por la crítica. Más tarde, Monk sería revalorizado al comprobarse su excepcional trabajo durante años en los que nunca dejó de evolucionar, mostrando nuevos caminos a seguir en una línea Post-bop.

Biografía

Thelonius Sphere Monk nace en 1917, en Rocky Mount, Carolina del Norte. A los tres años se traslada a Nueva York junto a su familia, al vecindario de San Juan Hill, en Manhattan, un barrio, en el cual también vivió James P. Johnson, donde la música está muy presente. Comenzó a tocar el piano desde muy joven, primero de forma autodidacta y más tarde recibiendo lecciones, aprovechando el piano que había en casa en el que su hermana practicaba. También estudió teoría musical en la academia musical Juilliard. Pronto comenzaría a descubrir el jazz en el que marcaría un antes y un después dentro de un estilo muy personal, atrevido, innovador y expresivo.

Una de las primeras grabaciones que dejaba constancia de su estilo se produce en 1941 de forma indirecta. En la parte trasera del Minton´s Playhouse, un estudiante de la Universidad de Columbia, llamado Jerry Newman, intentaba grabar al guitarrista Charlie Christian captando varios pasajes del piano de Thelonius.

Minton´s Playhouse era un famoso club de Harlem de la calle 118, que apostaba por las últimas tendencias de jazz y en el que Thelonius Monk, pianista principal, solía tocar con asiduidad junto a otros músicos como Coleman Hawkins, Kenny Clarke, Charlie Parker o Dizzy Gillespie. Es ahí donde Thelonius deja entrever su arriesgada técnica, declinada siempre a mostrar una mayor expresividad en la música, dejando la destreza manual en segundo plano, aunque ésta, como se puede observar en su forma de tocar, tampoco es nada sencilla ya que Monk utilizaba una digitación nada convencional que, junto a otras técnicas específicas, le permitían alcanzar el auténtico carácter sonoro de la nota blue.

En 1944, se pusieron a la venta unos discos con Coleman Hawkins en los que Monk hacía una importante aportación dando más muestras de su talento. Aunque no tuviera mucha repercusión, Monk comenzaba a ser escuchado en un momento complicado de su carrera. Helo aquí, en uno de esos discos, en el tema On The Bean.

Thelonius se iba distinguiendo por contribuir a la evolución del estilo bebop a pesar de que sus discos no se dejaran llevar por las supuestas reglas que rigen dicho estilo. No volvería a grabar hasta 1947, momento en el que se comienzan a crear las famosas series de discos Blue Note. Sus discos no seguían los clichés del bebop, a excepción de algunos pasajes, por lo que eran recibidos con cierta confusión. Monk, que siempre se reinventaba a sí mismo, había sobrepasado el estilo bebop. Pero poco más tarde sus creaciones comienzan a ser reconsideradas y calificadas de las más significativas y originales del jazz moderno, siendo catalogado posteriormente como uno de los compositores más importantes que ha tenido el jazz junto a Duke Ellington. Muchas de sus composiciones se han convertido en grandes clásicos como Round Midnight o Straight No Chase, pero el verdadero espíritu de Monk se aprecia en temas como Four in One, Eronel, Evidence (vídeo), Misterioso, Criss Cross, etc.

La música de Thelonious Monk

Analizando exhaustivamente la música de Monk, se puede decir que sus temas parten de elaboraciones inesperadas, ampliando sencillas frases musicales, a veces tradicionales del jazz, o desarrollando algún cliché. Su concepción de la composición es instrumental y estructural. En la música de Monk, la melodía y la armonía no pueden existir por separado, están completamente integradas, es necesario conocerlas y comprenderlas para poder seguirla. Este hecho hace que la improvisación sea casi imposible dando muchos quebraderos de cabeza y poniendo en aprietos a los músicos que le acompañaban, como ellos mismos afirman. Thelonius Monk posee un sentido de la forma innato, natural, que hace que su singular estilo esté presente tanto en la composición como en la interpretación.

Otro hecho significativo de la música de Monk, es la notable influencia del piano Stride. practicado anteriormente en Harlem por músicos como James P. Johnson, Fats Waller o Millie “The Lyon” Smith (ver en monográficos: el piano jazz), más apreciable en sus primeras composiciones. Artistas como Count Basie, influenciado por Earl Hines o Fats Waller, servirán de puente para trasladar ese estilo Stride de Jonhson hasta el gran Thelonius Monk. He aquí su tema April in Paris.

Thelonius Monk también era especial a la hora de acompañar a otros músicos, siempre creando una línea melódica personal y única volcándose siempre hacia una mayor expresividad. Esa búsqueda de la expresividad le llevo a modificar tanto la manera de pulsar como la posición de sus dedos. No tocaba las notas simplemente para rellenar un compás, era un maestro de la acentuación desplazada, anticipándose o extendiéndose al tocar sus notas y también en sus precisos silencios. Era un virtuoso del ritmo y sus prácticas melódicas y armónicas giraban en torno a ello.

A principios de los años 50, la música de Monk seguía pasando desapercibida. Cabe recordar que en 1951, se produce un leve imprevisto en la carrera del pianista. La policía registra el coche en el que se encontraban Monk y Bud Powell, encontrando algunos narcóticos. Aunque no pertenecieran a Monk, éste se negó a testificar en contra de su amigo. Este suceso le haría perder su Cabaret-Card, impidiéndole actuar en locales de la ciudad de Nueva York. Para poder actuar había que obtener una licencia de la policía y que podía ser retirada al mínimo incidente. A pesar de ello, Monk nunca dejaría de trabajar en su música. Posteriormente, concretamente en 1954, decide convertir una canción de Jerome Kern, titulada Smoke Gets in You Eyes, al género instrumental demostrando una vez más su capacidad creadora.

Es entonces cuando salen a la venta discos como Bag´s Groove, en 1954, o The Unique Monk, en 1956, referencias que ayudaran a revalorizar el trabajo de Monk. Estas obras demuestran la disposición de Monk de coordinar los elementos armónicos, melódicos y rítmicos del jazz moderno. Sus obras eran lógicas y estaban bien estructuradas, pero iban aún más allá, debido a que tenía asimilados todos los elementos del idioma jazz, le proporcionaban una mayor continuidad compositiva.

En Bag´s Groove, la improvisación de Monk parte de una sola idea reconvertida constantemente y se caracteriza también por el perspicaz juego del ritmo y del silencio. Otra obra conocida y que promueve un estilo similar es la versión que hizo de Functional, creando variaciones a partir de una frase de Blues tradicional. En discos como The Unique Monk, realiza las variaciones partiendo de canciones populares.

Como afirma Williams, Thelonius Monk es un artista capaz de

elaborar, ampliar, reducir o abstraer un tema hasta transformarlo en un misterioso entramado de notas (…) no se plantea un tema estándar como una melodía armonizada, sino como punto de partida para una composición semiimprovisada para piano a dos manos, una sucesión lógica y autosuficiente de sonidos musicales pianísticos y únicos.”

En 1957, Thelonius obtiene un contrato para tocar en el Five Spot, tocando junto a John Coltrane como bajo tenor, Wilbur Ware al contrabajo y Shadow Wilson a la batería. Será un momento histórico para el mundo del jazz y además funcionará como la chispa que necesitaba Monk, para que su extraordinario e incesante trabajo se empezara a redescubrir y valorar como merecía.

A pesar del contraste entre los estilos de Monk y Coltrane, había una enorme compenetración. John Coltrane era uno de los pocos músicos capaz de comprender y seguir los sutiles juegos armónicos de Monk. Esa afinidad musical también se daba con Wilbur Ware, gran melodista al igual que Monk, y con Shadow Wilson, lo que proporcionaba a Monk el escenario idóneo para el desarrollo de su música. Podemos oír de este cuarteto los temas Rubi, My Dear, Nutty y Trinkle, Trinkle.

En trabajos como Brilliant Corners, aparece un Thelonius con un aire aún más innovador, interpretando la melodía basándose en la alteración del tempo a la vez que utiliza intervalos poco frecuentes.

También aparece reinterpretando melodías populares como en el caso de I Should Care, convirtiéndola en una obra maestra. Una vez más muestra su extraordinario concepto de individualidad del sonido, llegando donde ningún otro pianista de jazz, acercándose quizás al nivel de desarrollo alcanzado por los músicos de viento.

Monk no paraba de crecer musicalmente, arriesgado e innovador, pronto sería contratado por una importante casa de discos dando un importante giro a la escasa popularidad cosechada, incluso llegaría a ser portada de la revista Times. Tuvo que afrontar las desavenencias y responsabilidades que produce la fama. En esa época volvería a realizar varias versiones, grabaciones como Bolivar Blues, Just a Gigolo (video), Sweet and Lovely, Body and Soul, Five Spot Blues, Ephistrophy (video), Evidence, (video), etc.

Recapitulación

En general, la trayectoria musical de Thelonius Monk, se puede decir que fue muy fructífera, pero como hazaña más meritoria queda el hecho de haber sentado las bases y dado sentido al incomprendido arte del bebop que habían desarrollado, de forma ejemplar, músicos como Parker, Gillespie o Powell. Monk se encargaría de racionalizar y estructurar dicho idioma musical mostrando además nuevos caminos, nuevas posibilidades, donde sus avances en el estudio de la forma, conducirían a nuevas reorganizaciones en el jazz. Él mismo nunca dejaría de innovar, siempre inclinado hacia la expresividad que, de forma directa, presentaba a través de su música.

Tenía un profundo sentimiento de la vida, característico de un gran músico, un extraordinario sentido musical y disponía de la capacidad para expresarlo a través de su maravillosa y arriesgada técnica. A principios de los años 70, de pronto y sin dar explicaciones, Thelonius Monk, abandona el mundo del jazz, probablemente por el deterioro de su salud. En Febrero de 1982, a los 61 años, fallece a causa de una crisis cardíaca. Lo despedimos aquí con una actuación de su gira por Noruega y Dinamarca, del año 1966.

BIBLIOGRAFÍA

  1. WILLIAMS, Martin. La Tradición del Jazz. Madrid, Taurus, 1990: 139-152

  2. ZWERIN, Charlotte. Thelonious Monk: Straight, No Chaser. EEUU: Malpaso Productions / Michael Blackwood Productions / Monk Film Project. 1988.

OTROS ENLACES DE INTERÉS

  1. Jazz entre amigos: Thelonius Monk I, II. Dirección: Javier Díez Moro. Presentador: Juan Claudio Cifuentes. RTVE. 12 de Septiembre, 1986. Disponible online (http://www.rtve.es/alacarta/videos/jazz-entre-amigos/jazz-entre-amigos-thelonious-monk/1316813/)

  2. Jazz porque sí: Thelonius Monk. Presentador: Juan Claudio Cifuentes. RTVE. 28 de Agosto, 2013. Disponible online (http://www.rtve.es/alacarta/audios/jazz-porque-si/jazz-porque-si-thelonious-monk-28-08-13/2006862/)

  3. Jazz porque sí: Thelonius Monk (1959). Presentador: Juan Claudio Cifuentes. RTVE. 28 de Mayo, 2014. Disponible online (http://www.rtve.es/alacarta/audios/jazz-porque-si/jazz-porque-si-thelonious-monk-1959-28-05-14/2585256/)


Un pensamiento en “Thelonius Monk, un genio del piano-jazz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *