La improvisación en el Jazz

Deberemos hablar de la improvisación de manera más extensa. Pero de momento he aquí un texto de Charles Boekmann, (BOEKMANN, Charles. Breve Historia del Jazz. Buenos Aires, Victor Leru, 1979).

Las composiciones musicales son melodías acompañadas por una serie de relaciones de acordes que se tocan en el mismo tono. Un músico sabe que puede tocar otras notas, además de las que están en la melodía, sin que suenen mal o fuera de contexto mientras sigan la escala de los acordes subyacentes. Para el músico de jazz, no hay ley alguna que lo obligue a tocar las notas de la melodía o tocarlas en el orden en que está escrita. Hay siete (doce) notas en la escala y todas pueden tocarse sin chocar con ella. En sus improvisaciones, un músico de jazz muy avanzado, que sabe lo que está haciendo, puede aún agregar otros semitonos y usar acordes sustituidos o alterados. Cualquier melodía con ritmo adecuado puede convertirse en una pieza de hot o cool jazz. Primero puede tocarse con la misma factura y ritmo que la versión original y después embarcarse en todo tipo de variaciones aunque basadas todas ellas en la progresión original de acordes acompañantes.

Saludos, y hasta pronto.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *